Ir a contenido
Cómo crear tus propios almohadones

Cómo crear tus propios almohadones

Share on twitter
Share on facebook

Instagram

Share on twitter
Share on facebook

Instagram


Te contamos tres pasos muy sencillos que hay que seguir.

PASO 1: FORMA

Lo primero es elegir la forma que quieres para tu almohadón. Las formas que nosotros recomendamos son: cuadrada, rectangular o baguette. Todas estas las puedes fabricar con variedad de tamaños. Otro tip que os damos es el de mezclar diferentes formas y tamaños en un mismo sofá o cama. 
1

PASO 2: ¿RIBETE?

El detalle más simple que puedes añadirle a un almohadón es el ribete de un color. Esta idea la dejamos como base ya que serviría para todo tipo de formas.  A partir de aquí, podéis decidir si ponéis el ribete o no, y os presentamos distintos diseños que nos gustan.
2

PASO 3: DISEÑO

Desde NetNest te proponemos diferentes opciones de diseño que hoy en día utilizan los mejores interioristas. 

OPCIÓN 1: Tapizar el almohadón a doble cara. Es una idea super sencilla, aporta gracia en cuanto a la decoración y además hace que sea un cojín más versátil. Puedes elegir dos telas que tengan la misma tonalidad de colores, o ser más rompedor y que no tengan nada que ver. Mezclar desde una tela de rayas con una de flores, todo vale, todo nos gusta. 
ALMOHADONES

OPCIÓN 2: Añadir a tu almohadón flecos de un color en las esquinas. Divertido y fácil.
3

OPCIÓN 3: Por último y no menos importante, te animamos a divertirte con las tiras de terciopelo. Si, has oído bien, este tip es uno de los más utilizados por los interioristas. 

Incorpora una tira en la parte central del almohadón y verás como son este tipo de detalles los que marcan la diferencia.

Es más, si tienes en mente hacerte un almohadón rectangular arriesgate con dos tiras y combina los estampados. 

Si quieres salirte de lo convencional, siempre puedes jugar con las formas. Tal y como Nick Olsen, él utiliza las tiras de terciopelo para crear un rectángulo en la parte frontal de sus cojines. 
5

Estos tres pasos tan sencillos, son los que tenéis que seguir para diseñar vuestros propios almohadones. ¡Esperamos que os haya sido de ayuda! 

PASO 2: ¿RIBETE?

El detalle más simple que puedes añadirle a un almohadón es el ribete de un color. Esta idea la dejamos como base ya que serviría para todo tipo de formas.  A partir de aquí, podéis decidir si ponéis el ribete o no, y os presentamos distintos diseños que nos gustan.

PASO 3: DISEÑO

Desde NetNest te proponemos diferentes opciones de diseño que hoy en día utilizan los mejores interioristas. 

OPCIÓN 1: Tapizar el almohadón a doble cara. Es una idea super sencilla, aporta gracia en cuanto a la decoración y además hace que sea un cojín más versátil. Puedes elegir dos telas que tengan la misma tonalidad de colores, o ser más rompedor y que no tengan nada que ver. Mezclar desde una tela de rayas con una de flores, todo vale, todo nos gusta. 

OPCIÓN 2: Añadir a tu almohadón flecos de un color en las esquinas. Divertido y fácil.

OPCIÓN 3:Por último y no menos importante, te animamos a divertirte con las tiras de terciopelo. Si, has oído bien, este tip es uno de los más utilizados por los interioristas. 

Incorpora una tira en la parte central del almohadón y verás como son este tipo de detalles los que marcan la diferencia.

Es más, si tienes en mente hacerte un almohadón rectangular arriesgate con dos tiras y combina los estampados. 

Si quieres salirte de lo convencional, siempre puedes jugar con las formas. Tal y como Nick Olsen, él utiliza las tiras de terciopelo para crear un rectángulo en la parte frontal de sus cojines. 



Estos tres pasos tan sencillos, son los que tenéis que seguir para diseñar vuestros propios almohadones. ¡Esperamos que os haya sido de ayuda!

PRODUCTOS RELACIONADOS







PRODUCTOS RELACIONADOS






Artículo siguiente NetNest para la revista Hola